miércoles, 7 de diciembre de 2016

ARQUITECTURA ENERGÉTICA CONSCIENTE

PRINCIPIOS





La consciencia es un estado anímico que permite acceder a la comprensión y al entendimiento de los procesos naturales manifestados con la claridad de lo obvio mediante el desarrollo constante de la lúcida existencia en el presente, en el instante, en el momento. La temporalidad de lo que fue y lo que será están cegados de inconsciencia ya que no se vive en un instante definido sino en la fantasía de la proyección mental. En la espacialidad del “aquí y ahora” por el contrario se encuentra la no identificación en los procesos y funcionalismos anímicos sino la certera atención en lo manifestado, sin perderse por ello en la hechos y su ciencia, que como dice Platón “no alcanza, sino para muy poco”. La espacialidad por tanto es la punta del ovillo que enlaza la realidad de lo físico con la verdad, con lo verdadero que es invisible en la materialidad de los actos pero subyacente en su esencia. Una edificación es la materialidad que contiene en sí una verdad que se nos muestra ante los sentidos físicos y que espera ser descubierta para beneficio de quienes la habitan.

La ARQUITECTURA ENERGÉTICA CONSCIENTE (AEC) entiende que una edificación no es solamente la unión con argamasa de materiales aleatorios según una economía dada, sino que es justamente la manifestación fáctica de fuerzas que traen consigo la esencia de la verdad de la que se partió para llegar a mostrarse físicamente. No podemos negar que primeramente una edificación estuvo en la mente de los propietarios y luego en la de su compositor quién la obligó a descender a través de sensaciones hápticas por medio de la geometría y hasta la consecución de piedra sobre piedra para ser lo que es. Una edificación aunque monumental y sólida, no es más ni menos que una idea que llegó desde la dimensión mental de quién la miró primeramente y que aún así no podríamos decir con certeza que fue el compositor quién la creó y que mejor simplemente la tomó de algo que ya estaba ahí en el mundo mental con la misma materialidad en ese estado que las personas, los animales, los vegetales y por tanto con sus mismas condiciones anímicas. Resulta esto tremendamente revelador y revolucionario pues, sería equitativo decir que tanto un ser humano como un edificio tienen las mismas características internas y por tanto en esencia, materiales. Claro que una es la inteligencia humana y otra la vegetal, por ejemplo, en eso no hay duda, pero existe en ambos inteligencia. Pensemos en que a la humanidad le ha tomado miles de años el comprender que un toro no ha de ser sometido a agresiones fuera de lo cabal ya que tienen “alma” como hasta hace poco lo reconociera la Santa Iglesia Católica. La consciencia humana ganó un pequeño pero gran peldaño al considerar así la situación de estos animales y por extensión de todos su pares. Debemos entender por deducción que será también el día en que las edificaciones tengan el mismo trato y dejen de ser también agredidas, mancilladas, ultrajadas y tengan el trato equitativo que la naturaleza se merece y que ahora tiene por ejemplo en nuestro país, ya de manera constitucional. Vean ustedes que esto que decimos no es algo aislado, ya que para que las edificaciones dejen de ser agredidas, se las tiene que inventariar como bienes patrimoniales. Esto es algo útil, pero similar a la segregación racial que existe entre los seres humanos. Grandes y hermosos edificios son corrompidos por la economía que los reemplaza y pequeños inmuebles son saqueados por la avaricia humana con normas urbanas que permiten la densidad poblacional exagerada y destructiva que satura y envilece. La AEC quiere que las edificaciones tengan el carácter que se merecen como seres energéticos que son al igual que el ser humano. Retomando diremos que aunque la materialidad de una edificación llegó de lo mental, más internamente surgió de un querer y éste último de un anhelo brotado de una vocación, que es, según la AEC la fundamental fuerza que impulsa todo deseo que se materializa físicamente. Cuando la vocación se manifiesta lo hace con la fuerza de un ciclón transformador. Existe vocación cuando el servicio desinteresado se muestra en el ente vocacional. La vocación cambia radicalmente a las personas o a las edificaciones sin hacer que ellas abandonen su estatus, sino que como un gran compositor obra dándole la tonalidad vocacional a lo que inicialmente hace. Una persona que trabaja educando al descubrir su vocación artística, no es que deja de educar, sino que induce a su enseñanza por el medio artístico, por ejemplo. Así mismo un edificio con vocación para la abundancia sometido como cárcel, verá al ser enfilado hacia su vocación como en su interior florece por inducción la generosidad y la tolerancia dando como resultado la compasión entre los reclusos. La vocación depende de la orientación del nacimiento tanto en los seres humanos como en las edificaciones.

La ARQUITECTURA ENERGÉTICA CONSCIENTE tiene tres principios fundamentales, a saber:

1.     Toda edificación es un ser energético vivo.
2.     La ciudad es la extensión del edificio.
3.     Toda edificación puede enfermar y ser sanada.

TODA EDIFICACIÓN ES UN SER ENERGÉTICO VIVO.
Los hechos hablan más que las palabras y es evidente la destrucción que inexplicable se presenta en ciertas edificaciones contrastada con la armonía y fulgor que otras manifiestan y que en nada tienen que ver con los principios vitruvianos de firmeza, belleza y utilidad y más en lo moderno como tecnología, forma y función. Hermosos edificios son abandonados y agredidos, mientras que propuestas que no saltan de lo mediano son habitadas con alegría y cordialidad. En el medioevo, los sanadores alquimistas buscaban con denuedo aquellos lugares para las edificaciones de curación, pues sabían que un emplazamiento adecuado redundaría en beneficios para la convalecencia de los enfermos. La capital de Estados Unidos, Washington fue edificada justamente en un sitio determinado por cartógrafos masones que buscaron largo tiempo el lugar idóneo para levantar la emblemática ciudad del país que conocemos actualmente. La evidencia de actos que ennoblecen la existencia de fuentes de vida internas en el planeta y en sus transductores los seres vivos entre los que se encuentran los edificios tiene marcada connotación en la historia occidental pero también en la arcadia de culturas ancestrales de la humanidad. Cómo entonces uno explicaría la solvencia y acentuada existencia por sobre los siglos de las pirámides, mayas, egipcias, aztecas, sin entender que no solamente fueron ubicadas en sitios estratégicos planetarios, sino que aquella monumental materialidad, tenía en sí los componentes necesarios para tomar dichas energías provenientes de la Tierra y mantenerse, caso contrario y de no ser así, al energizar un cadáver, como ejemplo, por más que lo hiciéramos con todo el poder otorgado a un hierofante, éste no se levantaría, ni perduraría en los días, menos en los siglos. Si el mundo, la orografía cambia constantemente, dichas edificaciones se mantuvieron como el que salva su vida, amoldándose y obrando con inteligencia. Las edificaciones vivas en su materialidad interna energética son compañeros de vida de la humanidad y a ella transmiten su acervo de sanidad o enfermedad.

LA CIUDAD ES LA EXTENSIÓN DEL EDIFICIO
Así como una persona tiene en sí la capacidad de cambiar su mundo y el mundo que le rodea, de forma moral en bien o en mal y de modo trascendente en beneficio y daño, una edificación también lo puede hacer. Basta para alegorizar tal afirmación, ver con ojos conscientes la revolucionaria influencia que tuvo el “Museo Guggenheim Bilbao” en la ciudad de la que parte el nombre del edificio y en general en todo el país español. No solamente esta edificación literalmente hizo que la otrora ciudad portuaria se levantara para tomar un puesto en el mundo del arte y del turismo, sino que esta acción permitió que otras ciudades también lo hicieran así. De igual manera podemos nombrar a Medellín en el país colombiano como ejemplo de tal beneficio en el colectivo por parte del edificio “Parque Biblioteca España” que ubicado en el medio de sectores deprimidos de la ciudad, generó tal impulso en la comunidad que el anhelo de los habitantes trascendió para mejora y beneficio local. Un edificio tiene en sí la capacidad de cambiar una ciudad entera. Muy al contrario las propuestas que apuntan a intervenir en primer lugar las ciudades para hacer que los barrios y la gente cambien, mediante vías, normas, leyes, han demostrado ser ineficientes y hasta grotescas como bien lo podemos apreciar a diario en las intervenciones de policías metropolitanos tanto en Guayaquil como en Quito y que no hacen sino corroborar el hecho de que una ciudad no es un ente únicamente espacial, sino un ser vivo que debe ser atendido de otra manera con consciencia. Para ayudarnos a comprender este hecho, que no tiene que ver solamente con la acción de guardias, debemos remitirnos a los planes de renovación de París durante el gobierno de Napoleón III con el arquitecto Haussmann en los1800, quién generó en la ciudad los novedosos y hasta llamativos trazados en diagonal de vías que fueron concebidos para facilitar los accesos de uniformados hacia sectores de alto riesgo, en ese entonces, de rebeldía social. Aquí podemos ver la norma influyendo en la ciudad para someterla y llegar a este estado panóptico del cuál somos parte aunque sin que lo veamos. No hubo sanidad, hubo miedo y violencia. La gente que vive en las ciudades es influenciada por ella pero no cambia por esa influencia, sino se somete. Ya suenan voces que se levantan en contra de esta visión unilateral material que encasilla a las personas en ciudades funcionales y nada comunales. El caso de Siria es una de ellas. Ahí, hermanos se enfrentan contra hermanos en ciudades concebidas para la producción y la ganancia, y en la que los habitantes dejaron de interesarse por sus vecinos al estar encerrados en pseudo hogares, en edificios que nada tienen que ver con su condición generadora de beneficio sino que hacen gravitar en su energía a los usuarios dentro del egoísmo y el recogimiento individualista; lo que hizo que ahora personas se disparasen entre sí, pues ya nada les unía. Razones políticas habrán muchas para tal caso, pero la esencia de todo ello se traduce en el modo de vida de los ciudadanos sirios que se vieron afectados por edificaciones enfermas y destructivas concebidas desde la óptica de la ganancia, el mercado, la producción. Una edificación es más que un elemento de suma y resta de capitales y las personas no pueden quedar al cobijo de tales supuestos. Una edificación sana permitirá que toda una comunidad sane y que las ciudades sanen también.

TODA EDIFICACIÓN PUEDE ENFERMAR Y SER SANADA

-->
Los pares opuestos son la esencia de la manifestación cósmica. Se está seco o mojado; existe el día y la noche; la luz se enfrenta a la sombra; lo alto y lo bajo; la riqueza y la pobreza. Esta dualidad nos permite decir que también existe enfermedad y salud. Uno puede estar sano, pues no está enfermo y viceversa. No existe un punto medio, sino la dualidad. En la dualidad está la comprensión de la manifestación física. Estar lejos o cerca es espacialidad. Estar ayer u hoy es tiempo. Lo dual, lo binario es la base de la reflexión consciente. En una edificación, como ente energético, se puede manifestar así mismo la salud o la enfermedad. Salud cuando en él existe conservación, buen trato, limpieza, duración, economía y abundancia, apertura y armonía. Enfermedad cuando se manifiestan en él, plagas, malos olores, manchas, destrucción, roturas, pobreza, miedo, violencia y encierro. Ahora como los seres humanos somos aquella herramienta del que se valen las edificaciones para materializarse y los seres humanos como lo establece Samael Aun Weor tenemos un 97% de inconsciencia por nuestra condición egoica, inevitablemente las edificaciones que nacen de nuestro arbitrio, tendrán una marcada tendencia a estar enfermas por lo que las ciudades también lo estarán. Interesante relación biunívoca que nos une con los elementos edificados y para nuestro beneficio o daño y perjuicio. Lo hemos establecido ya en los principios anteriores.


Atentamente
BOJORQUE-CONSTRUCCIONES

jueves, 1 de diciembre de 2016

REMODELACIÓN DE CLÍNICA

Propuesta de acción estética.
Riobamba. Ecuador.
2016.

Nivel de Idea
Propuesta: BOJORQUE-CONSTRUCCIONES



APROXIMACIONES





Atentamente
BOJORQUE-CONSTRUCCIONES


lunes, 21 de noviembre de 2016

CASA C_A_S

Vivienda Unifamiliar.
Manta. Ecuador.
2016

Nivel de Idea.

Propuesta: BOJORQUE-CONSTRUCCIONES

AXIOMA TRASCENDENTE
Sacudido el tiesto, polvo tamizado.

POEMA HAIKU
Nadando vamos...
Vientos huracanados...
Dintel de muro...!

OBRA ARTÍSTICA TRASCENDENTE
Jeff koons: Ballon Dog.





OBRA MUSICAL TRASCENDENTE
Rimski Korsakov: The fligth of the Bumble-Bee







PROPUESTA EN 2D Y 3D













Atentamente
BOJORQUE-CONSTRUCCIONES



martes, 8 de noviembre de 2016

EDIFICIO DE COWORKING

U R B A N O

Edificio de uso comercial.
Quito. Ecuador
2016

Nivel de idea.

Proyecto: BOJORQUE-CONSTRUCCIONES


PROPUESTA EN 3D








Planteamiento conceptual y bidimensional...aquí


Atentamente
BOJORQUE-CONSTRUCCIONES



martes, 1 de noviembre de 2016

INFORME PERICIAL ENERGÉTICO




VALORACIÓN, DIAGNÓSTICO Y SANACIÓN ENERGÉTICA DE LA VIVIENDA:
G_A_S_Z
EN LA CIUDAD DE MANTA



B O J O R Q U E
CONSTRUCCIONES
PLANIFICACIÓNARQUITECTÓNICA
CONSTRUCCIONES EN ACERO Y CONCRETO
09 97 10 69 80





Manta,  1 de noviembre de 2016.



INFORME PERICIAL ENERGÉTICO


VIVIENDA G_A_S_Z



INTRODUCCIÓN

Por solicitud de la Magister Gloria América Santana Zambrano propietaria de una vivienda bifamiliar de dos pisos ubicada en el sector Villa Marina al este de la ciudad de Manta; y, por cuanto la propietaria está interesada en conocer y de ser posible mejorar las condiciones energéticas de su propiedad para así influir en la habitabilidad de ella que en la actualidad se encuentra completamente desmejorada; y, teniendo presente que BOJORQUE-CONSTRUCCIONES maneja la sanación energética de edificaciones y terrenos; se pide al perito realice las sanaciones correspondientes en el bien inmueble indicado y que a continuación se detallan en el Informe Pericial Energético, teniendo presente las siguientes estipulaciones:

1.     Valoración, diagnóstico y prognosis energética de vivienda
2.     Sanación de la vivienda con énfasis en la “habitabilidad”.
3.     Determinar la vocación de la vivienda con proyecciones de uso.


DESARROLLO

El tercer principio de la ARQUITECTURA ENERGÉTICA CONSCIENTE dicta que “una edificación o un elemento construido o delimitado puede enfermar y ser sanado”, con lo que establece intrínsecamente que así como una persona se aleja de la salud, una edificación también lo puede hacer, por causas naturales o impuestas, lo que se relaciona directamente con el tercer principio de la SANACIÓN ENERGÉTICA GNÓSTICA  que dicta que “en el cosmos todo es pares opuestos”, todo es por dicotomías, todo es por polaridades, es decir, frente a la luz se encuentra la oscuridad, frente a lo infinito lo finito, frente a lo recto lo torcido, y que así como hay sanidad existe enfermedad y que así como existen sanadores, existen también distorsionadores y bloqueadores energéticos. ¿Quién o cuál se encuentra en lo correcto?, ¿quién en la verdad?, ¿cómo podríamos saberlo?, pues la divinidad se vale de ambos medios para manifestarse. Lo cierto es que la enfermedad llega y puede llegar de forma natural o provocada y la sanación puede darse a través de ella. Una terrible dicotomía que inevitablemente se manifiesta. Sin enfermedad no existe sanidad y la enfermedad es mismo inicio de la sanidad. La naturaleza y el cosmos mismo son así y su diseño es perfecto. Tratar de destruir la enfermedad es como destruir a la salud misma. No podríamos agredir a la sombra sin hacerlo también con la luz. Un gran ángel se manifiesta y de manera opuesta nace un perverso ser. Ese es el corolario de ésta terrible función. No se puede ir contra el par opuesto sin contra uno mismo. Pero eso no desalienta, eso más bien enriquece pues a sabiendas de esto, no se deja de sanar aunque la enfermedad prosiga, no se deja de comprender pues aquella, la comprensión, se vuelve ilimitada, así vista. Explicado así podemos entender que todo puede mantenerse sano y expresarse con el brillo propio de la salud, la frescura del olor del aliento armonioso, la belleza del estar en sus cabales; o estar apagado y destruido muy a pesar de ser persona o edificación. Las edificaciones también se enferman y la manifestación de ello, es también falta de brillo, de aromas agradables, de resistencia, de abrigo. Una edificación enferma se vuelve triste y áspera, infectada de plagas, poco resistente a los embates naturales y menoscabada en su capacidad de acoger y generar habitabilidad, por cuya ausencia sufren los usuarios que esperan siempre convertir su espacio en el templo de su sanidad y manifestación. Las cosas así, es evidente que requieren de sanación y de purificación. Como habíamos dicho esa enfermedad puede ser natural producto de situaciones propias de un sitio o de su entorno o de su construcción misma, siendo estas detectables por ser puntuales y visibles; es decir si existen ojos de agua dañinos para la edificación, éste se manifestará en forma de humedad y sus estragos necesariamente, no de otra manera. Muy al contrario las enfermedades en edificaciones provocadas de manera intencionada serían muy difíciles de percibir y se constituirían en ruina y desgracia de los habitantes de la vivienda. Se impregnaría entonces la edificación de hedores y plagas variadas, muy posiblemente manchas en paredes y roturas en tuberías y drenajes tapados. Los aparatos eléctricos no estarían exentos y sufrirían quemaduras, roturas y desperfectos comúnmente relacionados con el trato insufrible y con las conexiones. El mobiliario se deterioraría y aparecerían daños imprevistos y desconcertantes. No faltarían problemas monetarios e inquilinos que abandonan la edificación destruyendo y dando malos tratos y malos momentos a los propietarios quienes no atinarían a entender las razones de las que considerarían sus “desgracias”. Así de terrible es la enfermedad inducida, que tiene la misma carga de inquina que un ataque guerrero. Las trizaduras y roturas inexplicables son también efecto de esta condena. Muchos edificios rotos son producto de la falta de energía que deviene de esta acción penosa. Pero, a pesar de todo esto, como bien lo establece el tercer principio indicado y en virtud del modo compositivo de la creación, el edificio que ha sido enfermado puede ser sanado.


1.-Valoración, diagnóstico y prognosis energética de la vivienda.

Inmediatamente luego de ingresar a la vivienda pudimos constatar en ella falta de energía, lo que claramente nos mostraba que existía intromisión de intenciones ajenas a la naturalidad del sitio, pues cuando solamente existe enfermedad natural, los seres energéticos emiten energía. Solo en el caso de muerte completa, y digo completa pues también como lo dice Samael Aun Weor se puede morir por partes, deja de existir medida energética con la consabida sensación de abandono del alma, pero en el caso indicado esto no era así, pues se sentía la vida palpitando a pesar de no indicar medida, la cuál se manifestaba en las heroicas plantas que el esposo de la propietaria había tenido a bien sembrar en el área, sea paradójico o no, premonitorio o no, pero justamente en el área de la “abundancia” del Mapa Bagua en el terreno, adelantándose a lo que estaba ocurriendo en el sitio y a lo que iba a necesitar, energía de habitabilidad, ya que la única fuerza que determina eso es la abundancia, la prosperidad. Es manifiestamente increíble como se dan las cosas a nivel energético con esa carga intuitiva que denota acciones en todos los niveles de existencia. Estas plantas y su energía muy fuerte, pues el jardinero había escogido plantas de carácter mágico reconocido, es decir con elementales regios, las que al ser sembradas en dicha esquina sostenían a todo el sitio y a la vivienda, pendientes de un hilo energético, como para permitir que en ella, en la vivienda, se desenvolvieran trabajos de restauración y reparación que continúan actualmente. La medida del aura interna entonces fue de 0,001/10, siendo su densidad de 0,1/10, indicando esto que la edificación atraía indecisión y falta de constancia y poca estabilidad, se materializaba esta discapacidad energética como rotura de paredes y pisos, falta de soporte estructural y mala conservación. Su vibración o su capacidad de manifestar la vida se encontraba en 0,1/10 por lo que su presencia era completamente desalentadora para la propietaria, ya que no traía aliento a su vida; ésta, la vibración en ésta rata ondulatoria, se manifestaba materialmente como la inarmonía del color, como la insolvencia en inquilinos, como la falta de prestigio. Con respecto a la velocidad del aura interna es decir la capacidad de la edificación de cristalizar sus necesidades se encontraba en 0,001/10 lo que indica el abandono que sufre, manifestándose aquello materialmente en la edificación en la falta de duración de tuberías y desagües. De continuar así las condiciones energéticas en el edificio, éste sufriría graves consecuencias materiales y sería abandonado definitivamente para ser entregado a la destrucción. Su propietaria enfrentaría graves pérdidas económicas. El aura interna para estar completamente sana tendría una marca de 100MILLONES/10. Existen al momento del diagnóstico un bloqueo energético desde hace 3 años y 5 distorsiones energéticas desde las mismas fechas. Todo esto externo e impuesto.


2.-Sanación de la vivienda con énfasis en la “habitabilidad”.

La sanación consistió en primer lugar el identificar los orígenes del bloqueo y las distorsiones energéticas, y en segundo lugar trasladar la esencia de ello hacia los destinos indicados por la Jerarquía Blanca Divina, así como los desechos son depositados en un sitio especificado por las alcaldías citadinas, para inmediatamente liberar los artificios naturales de defensa energética de la edificación que yacía tiempo con sus energías de vida y sus cuerpos internos con estas anomalías. Liberada la energía el aura interna dio medida de 100MIL TRILLONES/10 muy por encima de lo recomendable. Esto se debe a una congestión primera que rápidamente se solventa reparando y creando los dispositivos dañados y requeridos. Llegamos entonces a la medida requerida. Ya que la edificación tenía la apariencia de no haber entregado su potencial a cabalidad por cuanto se notaba en ella construcción sobre construcción, procedimos a sanar su relación astrológica lo que la ubicó dentro del signo Aries con ascendente Leo. Esta circunstancia energética permitirá  a la edificación ser llamativa y liderar procesos de apertura y cambio en el entorno. Las personas tenderán a fijarse en ella, siendo el color más adecuado para la nueva vibración el “naranja” que debería pintarse en todas las fachadas en combinación con el tono blanco en una relación de 10 a 1. 10 partes de naranja, 1 parte de blanco. Esto ayudará a que la edificación se mantenga en su vocación de liderazgo. También y generalmente se procede a sanar la relación de la edificación que ha sido trabajada externamente, con el núcleo de la Tierra. Esto es normal luego de situaciones como la vivida por la vivienda. El arraigamiento que esto produce mejora cimentación y estructura en general y permite que las personas que vivan en la casa sientan que están en el sitio adecuado pues “harán raíces”, actitud muy importante y decidora de los buenos arrendatarios y usuarios. Se determinó a continuación la influencia de la edificación desde el planeta, sanándola. La orientación de nacimiento es entonces el norte o de “crecimiento”. Durante las sanaciones se aislaron focos de infección energética como son aparatos eléctricos y fuentes subterráneas de agua., en este caso una.

3.-Determinar la vocación de la vivienda con proyecciones de uso.

Ya que la orientación de la vivienda en su nacimiento es hacia el norte, indica con esto que es el “crecimiento” la palabra clave de su vocación, la que llevada a realización entregaría frutos maravillosos a la propietaria. Pero, ¿cómo podría ser esto? Ya que cómo establece el primer principio de la ARQUITECTURA ENERGÉTICA CONSCIENTE, “todo elemento edificado o delimitado es un ser energético” al igual que una persona, las edificaciones tienen una misión que cumplir en su existencia. Podemos ver esto en edificios que sirven para ser hospitales, clínicas, en donde los seres humanos se recuperan, su vocación sería el de la “destrucción” o cambio de estado. Un edificio de comercio y de negocios estaría en la vocación de la “abundancia”. Como nos damos cuenta es muy interesante descubrir la vocación de una edificación para así guiarla hacia estos derroteros que le permitirán servir a la humanidad. La edificación que nos ocupa es de “crecimiento”, línea en la que están la construcción, la arquitectura, la educación, la sanación alternativa. Serían pues estos los posibles usos para la edificación, claro esta aparte de la de vivienda como tal.


CONCLUSIONES

La ARQUITECTURA ENERGÉTICA CONSCIENTE maneja fuerzas inteligentes cuyo desempeño no atañe daño alguno, sino que busca la expresión exacta de la disposición energética inicial de cada individuo energético edificado.

La edificación sanada tiene ahora las condiciones necesarias para manifestar en ella las condiciones de habitabilidad requeridas, las que de manera inmediata empezarán a atraer los sucesos propios de su sanación, como son facilidades de emprendimiento, intereses de arrendamiento. No se recomienda por el momento proceder a vender la propiedad.

Muchas gracias. Estaremos pendientes durante tres meses.








Atentamente
Erick Bojorque Pazmiño
Arquitecto





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...